crianza respetuosaSi eres mami o papi, o vas a serlo, seguramente hayas escuchado hablar sobre crianza respetuosa o de apego. Cuando te enteras de que estás embarazada, comienzas a plantearte cómo educar a tu bebé. Nosotros elegimos la crianza respetuosa y de apego, pero ¿quieres saber qué es?

¿Qué es la crianza respetuosa?

Según muchos especialistas, la crianza respetuosa consiste en que los padres traten con los mismos derechos de adultos a los niños. Esto se consigue mediante la confianza y el trato por iguales, así como mediante el respeto.

Básicamente el pilar de la crianza respetuosa es hablar con los niños como si hablásemos con otras personas: siempre con claridad. Y a su vez, haciendo lo mismo al escucharles.

Crianza de apego

Aunque la crianza de apego y respetuosa tienen muchos puntos en común, es necesario explicar más detalladamente en qué se basa este tipo de crianza.

La crianza de apego se refiere en la educación centrada en la cercanía y apego del bebé con los padres. Esto significa atención continua y estar siempre pendiente a satisfacer las necesidades y deseos del bebé. Esta teoría sostiene que este apego ayuda a desarrollar más seguridad y empatía en la edad adulta.

Claves de la crianza respetuosa y de apego

  1. Los padres y niños tienen los mismos derechos. Esto significa que la relación no se comprende como la de ‘mandar y obedecer’, hay que escuchar y respetar las opiniones de los más pequeños.
  2. Nada de violencia. En este tipo de crianza prima sobre todo la calma y tranquilidad. Si el niño se enfada, hay que comprender por qué, evitando a toda costa elevar la voz y gritar.
  3. Buscar soluciones justas. Un conflicto no debe verse como una batalla. Esto quiere decir que no deben haber ni perdedores ni ganadores, por lo que se intenta buscar siempre una solución lo más justa tanto para padres como para niños.
  4. No usar tantos ‘noes’. Aunque no lo parezca, una de las primeras palabras que aprenden nuestros hijos es ‘no’. Esto conlleva una imposición sobre ellos, por lo que es mejor evitar la negación y explicar el por qué no está bien lo que quieran hacer.
  5. Piel con piel. Sentir la piel de la madre o padre desde el mismo día del nacimiento fomenta crear este vínculo paterno-filial. Este piel con piel también se refiere cuando hablamos de llevar al bebé en brazos, o en su caso con «portabebés». El contacto directo les hace sentirse más protegidos y se estresan menos.
  6. Dormir cerca. Cómo no, el colecho es otro de los puntos de este tipo de crianzas. Esta práctica les ayuda a entender que la hora de dormir no es un momento de sufrimiento o de soledad. Y si además se practica la lactancia materna, el bebé puede tomar pecho cuando quiera. En general, les aporta seguridad y todos descansan mejor.

Y ahora que ya conoces qué es la crianza respetuosa y de apego, ¿te unes además al movimiento del colecho? Visita nuestra página web y descubre qué es Kit Colecho.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.