Cuando me enteré de que estaba embarazada, la primera sensación que tuve fue de inseguridad y miedo. El primer pensamiento que pasó por mi cabeza al saber de que iba a ser madre fue: ¿realmente estoy preparada? ¿cómo quiero criar a mi bebé? ¿colecho sí o no? Mil dudas recorrían mi cabeza.

Durante el embarazo, mi marido y yo no nos planteamos hacer colecho. Pensábamos, ilusos nosotros, que los bebés solo comían, y dormían en su cuna. Todo esto generado por la típica imagen de una maternidad donde la madre aparece relajada junto a la cuna, observando al bebé mientras este duerme. Por eso, nuestra idea era que el niño tuviese su propio espacio donde descansar, y así también nosotros tener nuestra intimidad.

Sin embargo, cuando nuestro bebé nació comprobamos desde la primera noche que no nos lo iba a poner fácil. A pesar de todos los libros que habíamos leído sobre lactancia y todas las charlas a las que habíamos acudido de matronas prolactancia, nos quedaba lo más complicado, aprender con la práctica.

Y fue con la práctica cuando descubrimos que nuestro bebé necesitaba mamar, pero también necesitaba nuestro contacto para dormir. Intentábamos que durmiera en su cuna, pero no duraba nada allí, prefería estar pegado a nosotros a pesar del calor de Agosto, ya que así conseguía tener un sueño más reparador. Fue entonces cuando nos tuvimos que plantear nuevas ideas: colecho ¿sí o no?

Hacer colecho

Finalmente, por todos estos motivos decidimos pegar la cuna a la cama y quitar la barandilla, haciéndola así ‘cuna de colecho’. Sin embrago, veíamos peligroso no poder afianzarla a nuestra cama, pues se podía mover haciendo que el bebé cayese al suelo. Nos recomendaron varias soluciones caseras, las cuales no nos parecían seguras ni tampoco eran nada prácticas. Además, acudimos a varias tiendas de bebés, pero en ninguna tenían un sistema de unión que fuese universal.

colecho si o no

Y sí, aquí comienza la andadura de KIT COLECHO, pero para conocer cómo se nos ocurrió la idea y cómo ha llegado a ser lo que es, tendréis que esperar a la siguiente entrada al blog.

Gracias por leernos, ¡besos!

Categorías: Colecho

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.